El pasado viernes la página web del poder judicial publicaba que el expresidente del Recreativo de Huelva había sido condenado por el Tribunal Supremo por falseamiento de cuentas sociales. Esto se produjo cuando no habían pasado ni dos semanas desde que el Rayo Vallecano fuera condenado por delito fiscal.

Estos dos últimos casos son sólo el último capítulo de una larga historia de irregularidades que se han producido en el mundo del fútbol. Tanto equipos del futbol profesional (primera y segunda división), como de categorías inferiores están expuestos a la posible comisión de irregularidades que, en muchos casos, acaban en consecuencias penales.

No obstante, cabe preguntarse a qué se debe esto y a qué riesgos penales concretos existe exposición. Todo ello permitiría establecer mecanismos y herramientas para prevenir, detectar y corregir este tipo de problemática.

Motivaciones

Respecto a los motivos, estos pueden concentrarse principalmente en dos:

– Ambición. Los clubes pueden verse tentados por vías alternativas que permitan tener una economía interna más holgada. De esta forma, tendrán más recursos para confeccionar una plantilla con más opciones de crecer en términos deportivos. Además, pueden darse caso de miembros de la entidad cuyo objetivo sea aprovechar su posición para buscar el lucro personal.

– Supervivencia. Cuando está en peligro la viabilidad de la entidad, se da el caldo de cultivo perfecto para la materialización de riesgos penales. Estos casos, frecuentemente, son producto de no haber alcanzado las expectativas existentes en el pasado, que conlleva tener unos ingresos menores a los proyectados.

Riesgos penales

Por otro lado, es importante hacer un análisis de los riesgos penales que pueden llevar aparejadas consecuencias para la persona jurídica, es decir, para el club. Esto deberá ser llevado a cabo de manera individualiza y pormenorizada, para tener en cuenta todas las particularidades de cada caso.

No obstante, en términos generales, los principales riesgos penales que se podrían apreciar como más probables son:

  • Insolvencia. La economía de los clubes se caracteriza por un importante movimiento de flujos económicos. En caso de que no haya un equilibrio entre ingresos y gastos, puede aparecer este riesgo.
  • Defraudación. Puede producirse tanto contra la Hacienda Pública, como contra la Seguridad Social. Como en el caso del Rayo Vallecano, implicaría una mayor disposición patrimonial para realizar otro tipo de operaciones, como contrataciones o incrementos salariales.
  • Incumplimiento y falsedad de obligaciones contables. Este puede presentarse en combinación con el anterior. La manipulación de los registros contables de una entidad podría conllevar la mayor disposición patrimonial ya comentada.
  • Delito contra los trabajadores. La mala situación económica de una entidad puede acarrear impagos para los empleados del club, ya sea a todos o parte de ellos, así como el ahorro de gastos necesarios en áreas como la prevención de riesgos laborales.
  • Corrupción. Aquí se englobarían distintos tipos como el cohecho, el tráfico de influencias o la corrupción en los negocios. Las dádivas para obtener condiciones o resultados más ventajosos son una situación con una considerable lista de precedentes.

Estos riesgos deben ser tratados de manera individualiza y acorde, para conseguir un crecimiento sostenible en este tipo de entidades. Es por esto por lo que desde UBT Legal & Compliance apostamos por enfoques integrales y personalizados para analizar en profundidad la naturaleza de estas irregularidades, así como las mejores soluciones para mitigarlas.

AGENDAR LLAMADA