El uso de los recursos que la empresa pone a disposición de los empleados debe quedar circunscrito a los fines corporativos, sin perjuicio de las políticas particulares de cada compañía al respecto en las que pueda permitirse el uso personal de los mismos.

El avance imparable en el uso de las tecnologías ha supuesto una gran ayuda en la gestión del trabajo, y ha facilitado algunos aspectos de la vida personal, pero del mismo modo ha ampliado las posibilidades de comisión de ilícitos utilizando recursos corporativos, así como de intromisión de terceros no autorizados en los activos de información –ransomware, etc.

No utilices los recursos de tu empresa para usos personales injustificados, recuerda que el acceso de ciberdelincuentes puede provocar daños irreparables.

Recuerda:

  • No debes dar información a terceros no identificados acerca de los sistemas de información de tu empresa
  • No permitas accesos no autorizados a aplicaciones, recursos, bases de datos u otros elementos que pudieran causar violaciones de seguridad
  • La intromisión de hackers u otros ciberdelincuentes puede provocar daños irreparables en los sistemas de información de tu empresa
  • El daño en la reputación de la compañía, y en particular la fuga de información sobre sus clientes puede provocar además pérdidas irreparables en términos de reputación en el mercado
AGENDAR LLAMADA