La actual Revolución tecnológica ha traído consigo multitud de novedades en cuanto a la telecomunicación se refiere; redes sociales, inteligencia artificial, Internet de las Cosas (IoT). Entre todas estas innovaciones se encuentra la tecnología blockchain, base de los llamados Smart Contracts.

¿Qué es un Smart Contracts?

Es un código informático o software que se almacena en una cadena de bloques con un dirección determinada y verificable que puede ejecutarse de manera autónoma o automatizado mediante una lógica binaria.

La interacción entre derecho y tecnológica es posible en este instrumento gracias a su estructura configurada en capas o niveles que permiten coordinar la eficacia jurídica de los contratos con las ventajas que ofrecen los Smart Contracts. Su arquitectura se cimienta en la tecnología blockchain; capa básica e inicial cuya funcionalidad se contempla con una segunda capa en la se encuentra el clausulado contractual, el llamado contrato legal inteligente. Finalmente, la tercera capa permitirá la interacción del mundo fáctico compuesta por software y los llamados “oráculos”. Se entiende por “oráculo” a un programa informático capaz de añadir información del mundo real a la cadena de bloques para otorgar capacidad de interacción al Smart Contract

Smart Contract como herramienta de verificación

La tecnológica blockchain tiene múltiples funcionalidades que surgen de la propia idiosincrasia de la plataforma. Para esta sección es importante tener en cuenta dos de sus características: su red descentralizada auto verificable y su seguridad de almacenamiento. Al tratarse de una red descentralizada no existe un órgano fiscalizador u organismo central que revisa la información; sino que son cada uno de los nodos quien acomete esta función. Por otro lado, y en relación con la segunda de las características mencionadas, la descentralización conlleva un incremento de la seguridad dado que, en caso de corrupción de uno o varios de los usuarios, existe un respaldo de la información original por parte de todos y cada uno de los restantes participantes. Lo que supone un extraordinario aumento de la seguridad en la red.

Beneficios de los Smart Contract en el ámbito del Compliance

Uno de los pilares fundamentales en materia de cumplimiento normativo; es poder acreditar la supervisión y gestión del modelo de prevención o, en su defecto, sistema de gestión de compliance. Para ello, contar con la tecnología Smart Contracts puede aportar, entre otros, los siguientes beneficios:

  • Invariabilidad de las evidencias: uno de los grandes beneficios de los Smart Contracts es que una vez registrados los datos son imposibles de falsificar ni borrar.
  • Red descentralizada de verificación: la información siempre está disponible a pesar de que un sistema colapse, caiga o fuera corrompido.
  • Seguridad ante ciberataques: la información cargada mediante esta tecnología proporciona un grado de seguridad adicional respecto al resto de redes convencionales.

Alejandro Chelle , Consultor y abogado en Compliance

AGENDAR LLAMADA