El día 11 de febrero, el papa Francisco, a través de un motu proprio, aprobaba la reforma que supone un cambio en el sistema de supervisión y control para los miembros de la Iglesia. 

La reforma constituye la modificación del órgano colegiado de la Santa Sede de la Congregación para la Doctrina de la Fe; encargado, hasta el momento, de custodiar la correcta doctrina católica en la Iglesia. 

El Compliance Officer en la iglesia por la reforma de la Doctrina

Con esta reforma en la estructura de la Congregación para la Doctrina de la Fe, la institución divide en dos sus competencias: la parte “doctrinal”, que se ocupa de la protección de la fe, y la “disciplinar”, que regula los delitos contra la moral. La separación pretende, según el papa, “promover una recta administración de la justicia”. Cada sección (doctrinal y disciplinar) contará con un secretario propio con su propia autonomía para así perseguir los delitos más graves reservados a la citada Congregación. Este secretario hará las veces de “Compliance Officer” dentro de la Iglesia para los delitos más graves. 

El acercamiento de la Iglesia al Compliance no queda ahí. Recientemente, la Iglesia española encargaba a un despacho de abogados investigar los casos de abuso sexual a menores en el seno de la institución. Para ello se han establecido canales de denuncia y un equipo de auditores para poner en claro los hechos acontecidos. 

Hace unos años el Compliance solamente parecía una cuestión de empresas internacionales y cotizadas. Sin embargo, con el paso de los años ha ido bañando a empresas de todos los tamaños y de todo el territorio nacional; tanto a empresas como a instituciones públicas, con los llamados Planes de Medidas Antifraude. Ahora es la Iglesia quién ha identificado la necesidad de recurrir a este tipo de mecanismos de prevención para detectar, tratar y corregir cualquier incumplimiento en el seno de su institución. 

Desde UBT Legal & Compliance apostamos por el Compliance como mecanismo para la prevención de riesgos legales y el control ex ante de los mismo. Instaurar una Cultura de Cumplimiento es cosa de todos, no obstante, es más fácil hacerlo de la mano de expertos. 

AGENDAR LLAMADA