El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes, 10 de noviembre, el texto final del anteproyecto de la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos, elevándolo a las Cortes Generales como Proyecto de Ley para iniciar el trámite parlamentario necesario para su votación y posterior entrada en vigor. Este avance en este largo proceso de aprobación de una norma que ya debería estar aprobada nos hace plantearnos multitud de preguntas, si respuesta actualmente:

¿Se aprobará y entrará en vigor antes del 25 de mayo de 2018, fecha a partir de la cual será aplicable el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD)? ¿La versión final de la Ley Orgánica mantendrá lo recogido en el texto aprobado? ¿Se creará un reglamento de desarrollo de esta nueva Ley Orgánica?

Centrándonos en el propio texto aprobado, podemos destacar como elementos relevantes y más novedosos, los siguientes:

  • Consentimiento expreso: desaparece el consentimiento tácito, siendo necesario demostrar que el afectado ha aceptado de manera real e inequívoca, por ejemplo, mediante la marcación de una casilla.
  • Datos de menores: se baja la edad de consentimiento del menor a 13 años.
  • Personas fallecidas: se posibilita el derecho de acceso de los herederos a los datos de personas fallecidas, así como su modificación o supresión.
  • Exactitud de los datos: no será imputable el responsable del tratamiento de los datos erróneos que se haya obtenido directamente del afectado siempre que pruebe que se han adoptado las medidas razonables para su rectificación o supresión.
  • Consentimiento anterior al RGPD: cuando el tratamiento se base en un consentimiento otorgado con anterioridad a la aplicación del Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD), no será necesario recabar nuevamente dicho consentimiento si la forma en que se otorgó se ajusta a las condiciones del propio reglamento europeo.
  • Exclusión publicitaria: referencia específica a los sistemas de exclusión de envío de comunicaciones comerciales, como, por ejemplo, la lista Robinson de la asociación Ad Digital.

En conclusión, todavía queda mucho camino que recorrer antes de la entrada en vigor efectiva de la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos, pudiendo en el transcurso de la etapa que se avecina cambiar por completo el texto que hoy tenemos ante nosotros.