Cuando escuchamos hablar de las áreas de Compliance y Auditoría Interna, siempre se ha tendido a no relacionarlos. Sin embargo, el desarrollo y progreso que está suponiendo el Compliance en las organizaciones, hace que junto al área de auditoria estén cada vez más unidos. Complementándose así para lograr la excelencia y mejorar la competitividad, eso sí, sin dejar de ser independientes.

Diferencias entre Compliance y Auditoría interna:

El Corporate Compliance es un conjunto de procedimientos y buenas prácticas adoptados por las organizaciones para identificar y clasificar los riesgos operativos y legales a los que se enfrentan y establecer mecanismos internos de prevención, gestión, control y reacción frente a los mismos.

La Auditoría Interna está dedicada a comprobar que las políticas y procedimientos establecidos por la organización se cumplen con el objeto de proteger los activos y derechos de la misma. Desarrolla su actividad de forma independiente y aporta un enfoque sistemático y disciplinado. ¿El objetivo? Evaluar y mejorar la eficacia de los procesos de gestión de riesgos, control y gobierno.

En conclusión, podemos decir que mientras la auditoría interna se dedica a monitorear el control interno de una empresa, verificando que los niveles de riesgo sean controlados y que los activos estén debidamente salvaguardados y no estén expuestos. El Compliance a su vez, tiene como objetivo aminorar la exposición o riesgos de corrupción de la empresa con su entorno, cuidando lo más importante que tienen: su reputación.

Por otro lado, cabe destacar que la independencia entre uno y otro se entiende mejor a través del sistema de control interno más común en nuestras empresas.

Está formado por una triple defensa:

  • En una primera línea de defensa nos encontramos a los empleados que llevan a cabo las actividades propias de la empresa.
  • En una segunda línea se encontraría el Compliance, que debe supervisar el correcto funcionamiento de los controles y controlar si la primera línea está aplicando dichos controles.
  • La tercera línea de defensa encuadramos la Auditoría Interna, que supervisa a toda la organización (incluyendo el Compliance).

A pesar de las diferencias existentes, las ventajas de ubicar la función de Compliance dentro del equipo de Auditoría Interna conllevan a:

  1. Una mayor adaptabilidad a los procesos investigativos y de control de los riegos corporativos.
  2. Mejora posicional en temáticas de transformación cultural y Responsabilidad Social Empresarial.
  3. Un acercamiento óptimo para la inversión de recursos tecnológicos.

La combinación de todos estos factores le permitirá a la organización contar con un cuerpo asesor confiable y capaz de identificar riesgos nuevos. Además de una visión integral que genere más y mejores oportunidades de negocio en la empresa.

Desde UBT Legal & Compliance ofrecemos un servicio íntegro de consultoría de Compliance para implementar un correcto cumplimiento en las empresas. Así como apoyo y soporte en las certificaciones requeridas.

Lucas Calderón, Consultoría.

AGENDAR LLAMADA